Fiestas españolas

La noche del 6 de enero es una noche mágica para todos los niños españoles. Antes de acostarse dejan sus zapatos junto a las ventanas. Lo hacen para que los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, pongan regalos en ellos. Nerviosos e impacientes, intentan controlar el sueño para ver a esos personajes que pueden hacer realidad sus deseos...

Pero previamente les escriben una carta explicando que es lo que quieren. Están seguros de que van a cumplir sus deseos más increíbles. Sin embargo, si se han comportado mal durante el año, junto con el regalo descubrirán un dulce con el color y la forma del carbón, que les va a servir de escarmiento...

Además de las celebraciones comunes, como la Navidad, los Reyes Magos y la Semana Santa, cada ciudad española tiene una fiesta dedicada a su patrón. Casi todas están acompañadas con los fuegos artificiales, cohetes y bailes tradicionales, y duran alrededor de una semana.

Algunas ciudades conservan unas tradiciones muy antiguas. Durante la fiesta de San Fermín, en Pamplona, los turistas arriesgados corren delante de los toros por las estrechas calles del centro. En las Fallas de Valencia, en las plazas principales se queman inmensas figuras de madera o de cartón. ¡Estas figuras son el resultado de todo un año del trabajo!

La Feria de Abril sevillana llega poco después de la Semana Santa y, sin calendario fijo, se celebra durante seis días. Durante la fiesta, se construye una ciudad de lona con centenares de casetas adornadas con flores y luces de colores.

Los sevillanos, incluso los más pequeños, van por la ciudad luciendo sus trajes tradicionales. De día pasean a caballo, por la tarde van a los toros, y por la noche se reúnen en las casetas para cantar, beber y bailar.

0
40
RSS
Нет комментариев. Ваш будет первым!