Elementos esenciales de una empresa y su aporte al progreso social

Tipo de articulo:
Revisión
Elementos esenciales de una empresa y su aporte al progreso social

En la sección anterior revisamos la empresa y su definición.

En esta sección vamos a revisar cuál es el aporte que una empresa tiene al progreso social.

En primer lugar, digamos que son tres los elementos constitutivos esenciales de la actividad empresarial.

Personas, no cabe ninguna duda que en el centro y en el corazón de la actividad empresarial está la persona y su trabajo.

En segundo lugar, los objetivos, que representan el propósito y fin último para el cual se desarrolla una empresa.

Y en tercer lugar, recursos, que constituyen los medios para que esas personas logren los objetivos que la empresa necesita.

¿Qué objetivos tiene una empresa?

En estricto orden de importancia, los objetivos van mucho más allá que la mera obtención de ganancias.

Estas últimas son una consecuencia del verdadero trabajo y gestión empresarial.

¿Cuáles son entonces estos objetivos?

Primero hay que señalar que el más importante de estos lo constituye la continuidad y permanencia en el tiempo.

La razón de ser de una empresa va a estar en poder continuar, mantenerse, por tanto, desarrollarse y crecer.

En segundo lugar, el crecimiento.

El crecimiento hay que entenderlo como el progreso.

Crecimiento de sus resultados, de su quehacer, de su ámbito.

En tercer lugar la rentabilidad.

Consecuencia de lo anterior es la obtención de rentabilidades producto de la

actividad empresarial.

En este sentido, el número uno es la esencia.

El número dos, crecimiento, es un requisito.

El número tres, es el resultado final de una buena gestión empresarial.

Hablemos de las utilidades empresariales.

En un mercado competitivo las utilidades empresariales son mucho más que solo un resultado económico que la empresa obtiene.

Hoy día y desde siempre, se le cuestiona su validez.

Sin embargo, hablar de utilidades es hablar de muchos otros elementos que una empresa produce, hace y aporta.

Hay cinco formas distintas para poder interpretar lo que son las utilidades empresariales en un mercado competitivo.

En primer lugar, las utilidades empresariales pueden verse como un indicador de preferencias personales.

Solo una empresa que obtiene utilidades captura y capta la atención y la preferencia de sus clientes y de las personas de un determinado entorno.

En segundo lugar, las utilidades empresariales son un medio para poder financiar el crecimiento y el desarrollo de una empresa.

Sin utilidades difícilmente se puede financiar de forma sana un proceso de crecimiento.

En este sentido es que las utilidades son fundamentales para poder permitirle a la empresa continuar en el tiempo.

En tercer lugar, una forma de financiar también el desarrollo de la empresa es con nuevos inversionistas.

Solo una empresa que es capaz de obtener utilidades puede atraer y captar la atención de inversionistas.

Es en definitiva una forma de mostrarle al público en general que esta empresa es atractiva y por lo tanto es una invitación a poder invertir en ella.

En cuarto lugar y muy relacionado con el primero, las utilidades empresariales constituyen un indicador del desempeño empresarial.

En un mercado competitivo solo una empresa que le va bien, en términos de utilidades, uno puede decir que está cumpliendo un desempeño que se espera que cumpla dentro del entorno en el cual ella se encuentra inserta.

Y finalmente, como sabemos que una sociedad se desarrolla sobre la base del crecimiento y de la competitividad de las empresas que participan en ella, las utilidades empresariales también pueden leerse como un incentivo a la creación de nuevas empresas y de nuevos emprendedores en una cierta sociedad.

Pero ¿aporta una empresa al progreso social?

¿O realmente el fruto de su trabajo solamente se lo queda ella?

El aporte al progreso social se puede leer desde diferentes dimensiones.

Primero, satisfaciendo necesidades que la gente, que la población tiene.

Nadie mejor que una empresa es capaz de satisfacer esas necesidades.

Esto evidentemente genera la necesidad de estar, no solo atento, sino que ser capaz de leer lo que la población necesita, lo que los clientes quieren, y poder transformarlos en una oferta que permita satisfacer dichas necesidades.

En segundo lugar, el aporte al progreso social también se lleva adelante a través de la creación de empleo, de buenos y dignos empleos.

Solo una empresa es capaz de poder soportar la necesidad de empleo que requiere una sociedad.

En tercer lugar, es un agente de desarrollo social y local.

No en vano, muchos entornos, muchas comunidades se han desarrollado de manera importante sobre la base del aporte de distintas empresas que participan de esa zona.

Proyectos educativos, culturales, artísticos, apoyo a la comunidad, están

todos dentro del ámbito en el cual una empresa también aporta al progreso social.

Cuarto, crea riqueza.

Sobre todo lo es cierto, mirando cuál es la cantidad de definiciones que producen riqueza, sin lugar a dudas, para una empresa y para una sociedad, la principal fuente de riqueza está en aquella que es capaz de generar sus propios habitantes, sus propios miembros, sus propios participantes.

La empresa crea riqueza y es un cuarto aporte al desarrollo social.

Es un agente de desarrollo tecnológico, es un agente de cambio cultural, es una muy buena forma de contribuir al desarrollo humano, al desarrollo de la sociedad en la cual ella se encuentra inserta.

Por tanto, hablar de empresa es también hablar de una organización que es capaz de colaborar y contribuir en el progreso social.

En esta segunda sección hemos revisado lo que significan las utilidades empresariales, lo que es el objetivo de la empresa y lo que es el aporte al progreso social.

Las principales ideas que revisamos fueron las siguientes, la empresa es un actor social, con un rol social que todo país, toda sociedad, toda comunidad requiere.

Tiene valor y tiene un rol en los tiempos actuales el cual resulta insustituible para el desarrollo de una sociedad.

En segundo lugar, para que algo pueda denominarse empresa debe estar conformado por personas, debe tener un propósito común y debe contar con recursos al servicio de lo anterior.

La finalidad última de una empresa es permanecer en el tiempo.

Es continuar, es progresar, es desarrollarse y ser rentable.

Esto último como consecuencia de todo lo anterior.

Finalmente, en un mercado competitivo las utilidades tienen un rol social, y son un indicador de lo bien o mal que lo hace una empresa.

Lo quiero invitar, ahora que hemos terminado la parte uno, a desarrollar la siguiente actividad.

Ella le permitirá reflexionar acerca de su concepción de empresa y del aporte que usted percibe que su empresa está generando al desarrollo y al progreso en su entorno social, local y comunitario.

Desarróllela y reflexione.

¿Cuál es el principal rol de una empresa en una sociedad o entorno?

Satisfacer correctamente una necesidad, generar empleos y ser un agente de desarrollo social, de riqueza, tecnológico, cultural y humano en su comunidad o entorno.

0
17
RSS
No comments yet. Be the first to add a comment!
Reclamo