Natalia García Timofeeva

Natalia García Timofeeva

Natalia García Timofeeva (Barcelona, 5 de agosto de 1994) es una gimnasta rítmica española perteneciente a la selección nacional de gimnasia rítmica de España desde 2008.

Gimnasta perteneciente a la Selección Española de Gimnasia Rítmica desde 2008. Entrena en el CAR de Sant Cugat bajo las ordenes de Iratxe Aurrekoetxea. 

Natalia García Timofeeva ha sido cinco veces campeona de España individual en el concurso general contando todas las categorías: 1ª en alevín (2005), 2ª en infantil (2006 y 2007), 1ª en júnior (2008) y 1ª en júnior honor (2009). También ha sido seis veces subcampeona de España en la categoría de honor (2011 — 2016) y bronce en 2019. Entre otros premios, también tiene varias preseas más individuales, por aparatos y en modalidad de conjuntos. Se retiró el 13 de noviembre de 2021 en el 6º Trofeo Internacional Ciutat de Barcelona tras más de 20 años en el mundo de la gimnasia.

Este año no podré disfrutar junto a todos vosotros del campeonato de España tal y como deseaba, debido a una lesión que llevo arrastrando hace unas semanas. Ha sido muy difícil tomar esta decisión, pero por mi salud y mirando de cara al campeonato del mundo en Agosto, hemos decidido parar y empezar la recuperación, ya que si forzaba más, podía haberme quedado sin poder competir más esta temporada. Quiero desear mucha suerte a todas las participantes, y espero poder estar dando guerra muy pronto. Un abrazo de corazón.

Vuelvo por aquí después de un tiempo porque tengo una noticia importante que daros.

Esta temporada será mi último año en el tapiz. Ha sido un año con muchos contratiempos, me rompí dos ligamentos del tobillo en el mes de Abril y a pesar de mis esfuerzos y sacrificio por estar al 100% en pista, las lesiones y mis 25 años han provocado cambios en mi cuerpo.

No obstante, quiero dejar claro que afrontaré esta última temporada con todas mis ganas, mis fuerzas y sobretodo mi corazón. Después de más de 10 años en la cima del deporte de élite, sigo luchando, y lo sigo haciendo por y para mí. La gimnasia es mi vida y por ello pondré todo lo que está en mis manos para conseguir la plaza olímpica para Tokio 2020.

Quiero agradecer a todas esas personas que siguen confiando en mí y que sin ellas no sería posible haber llegado hasta aquí, a mi familia, mi equipo técnico y médico, enfermeras, fisios, mi psicólogo, mi coach deportivo y a todos mis fans, sin vosotros nada de esto hubiera sido posible.

GRACIAS DE CORAZÓN

Exgimnasta rítmica y profesora de stretching

https://www.facebook.com/NataliaGTimofeevaESP/

Natalia Garcia Timofeeva

La gimnasia rítmica me ha dado mucho pero conlleva desgaste psicológico

Natalia García Timofeeva, exgimnasta rítmica española, acaba de retirarse de este deporte pero ya está inmersa en otra disciplina: impartir stretching

Hace apenas un mes desde que Natalia García Timofeeva anunciara su retirada de la gimnasia rítmica después de más de veinte años entregada a esta disciplina. Teniendo en cuenta que tiene 27 años, solo un año menos que yo, durante la entrevista tuve la curiosidad de saber qué hace una niña de siete u ocho años cuando comienza en este deporte de élite tan sacrificado.

Por ejemplo, después del colegio yo iba de cumpleaños, a alguna actividad extraescolar esporádica o a jugar con amigos (siempre después de hacer los deberes, claro), pero eso solo nos ocurría a los niños «normales». Esta catalana, después de sus clases, tenía que entrenar cerca de cuatro horas. Y te preguntarás, ¿tanto tiempo? Tal como ella cuenta, desde los nueve años forma parte de la selección catalana, lo que requiere cierto nivel de implicación. Lo de la sección española de rítmica vino solo unos años después.

Una actividad sacrificada

Pero no ha sido ningún calvario para ella el «no vivir» algunos acontecimientos de la infancia. La gimnasia rítmica, que acaba de perder a una humilde y luchadora deportista, le ha dado mucho, según reconoce: «Yo fui quien le dijo a mi madre de empezar en este deporte. Tengo raíces rusas y mi abuela fue campeona en gimnasia artística en la URSS -por aquel entonces no existía la rítmica- y mi madre siguió su camino, aunque no llegó al equipo nacional. Digamos que lo llevo en los genes, y mi madre siempre me dice que, si por mí hubiera sido, desde los tres años ya hubiese estado practicándolo».

Al parecer, empezar a una edad tan temprana no era algo que quería para su hija porque sabía los inconvenientes y el largo recorrido que le esperaba pero las ganas y esfuerzo, una vez más, demuestran que vale la pena. «Tenía condiciones porque era una niña muy flexible, y de no haberme iniciado en la rítmica yo no sería la persona que soy hoy, con todas las cosas buenas y los valores que este deporte me ha enseñado, como el afán de superación y el compromiso», asegura.

Sin embargo, hay un lado oscuro en esta actividad olímpica, que me hace pensar que también existe en otros muchos deportes: Natalia García Timofeeva reconoce haberse sentido poco arropada en numerosos momentos de su carrera. Su familia y amigos siempre han estado ahí pero no quienes trabajan dentro de la misma selección. «He pasado momentos duros que han sido muy malos porque además no he tenido suerte con las lesiones. Es en estos momentos, cuando el deportista está más bajo, cuando dejan de apoyarte. Resulta que te rompes la cadera, por ejemplo, y en tu recuperación tienes que volver a demostrar que vales para estar ahí, que sirves para que tu equipo te vuelva a seleccionar. Es decir, además de cuidar tus lesiones, tu alimentación, etc., tienes que demostrar que mereces el lugar que tenías. Así una y otra vez. La gimnasia rítmica me ha dado mucho pero desgasta a nivel psicológico».

Las comparativas, nunca buenas, también hacen mella en alguien que tiene claro lo que vale. «Me he pasado toda mi carrera demostrando que soy la indicada para esto o lo otro. Luego, en cambio, compites o exhibes en otro país y sí saben valorarte y calificar como mereces. Hay gimnastas que valen muchísimo pero terminan cansándose y se pierden por el camino porque por favoritismos o conveniencias eligen a otra. Yo siempre he luchado porque la rítmica es lo que me movía y me hacía feliz; merecía mi sitio y por eso he seguido hasta ahora, pero hace falta personal más imparcial», cuenta la exgimnasta.

Stretching, una actividad potente

Afortunadamente, ella ha mantenido los pies en la Tierra, incluso cuando optaba a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, celebrados en 2021. Además de la rítmica, siempre ha tenido en mente formarse para otra actividad, en este caso para el stretching. «Después de la rítmica hay otra vida y en torno a los 22 años empecé a pensar lo que quería hacer después de esto. Yo me he formado en San Cugat del Vallés (Cataluña) y desde bien pequeña me inculcaron que era necesario llevar dos carreras paralelas. A nivel profesional, ha habido muchos deportistas que han caído en depresiones tras dejar su actividad, y llegan a la mente preguntas como '¿ahora qué hago?'. Gracias a ellos he sabido reconducir y buscar lo que quería hacer después de la rítmica», señala.

Incluso ahora, inmersa en sus clases de stretching, Timofeeva sigue ligada al deporte de su vida: «Cuando nos confinaron por Covid-19 sentía que no podía dejar la gimnasia rítmica así sin más, así que elegí stretching porque es la base de este deporte y, puesto que lo he mamado, siento que puedo transmitir mucho. Lo bueno de esta actividad deportiva es que no entiende de edad ni de sexo, y mucho menos de rivalidades. Se trata de un nuevo concepto de entrenamiento basado en la flexibilidad para mantenerse activo, ponerse en forma de una manera más funcional, mejorar la movilidad de todo el cuerpo y prevenir lesiones, la artritis o la artrosis, entre otros», indica.

Aunque sus clases de stretching cuentan apenas con un mes de vida, la deportista tiene puesto el foco en crecer a nivel profesional: «De momento imparto clases tres veces a la semana en Barrefit, en Barcelona, pero la idea es llevar esta disciplina a todas partes y que se imparta más veces por semana. Es una buena forma de pasártelo bien mientras te pones en forma».

Ya sabemos que tener flexibilidad es importante, pero con el stretching, además, se relaja la musculatura y ayuda a nivel de estrés. «A nivel mental desestresa», asegura. Para quienes ya estén pensando en iniciarse en esta disciplina, Natalia divide sus clases en calentamiento de pies a cabeza y después ejercicios específicos para trabajar diferentes puntos corporales, y aunque sus clases de momento son presenciales, muy pronto podremos seguirlas desde cualquier lugar.

Como ella dice, le gustaría también «intentar cambiar la gimnasia desde abajo, desde la base», y así procurar que este deporte se valore más, cuente con mayor visibilidad y apoyar a todas esas gimnastas que, como ella, han necesitado en algún momento un sostén para levantarse de nuevo.

«La gimnasia rítmica me ha dado mucho pero conlleva desgaste psicológico»

El que madruga, Dios hace que vean este pedazo de vídeo que hice con @nataliagtimofeeva ayer por la noche en Sitges. Le dije, Nat, tengo una idea media loca JAJA, no lo dudo y me dijo HAGÁMOSLO! Fue simplemente mágico ver lo talentosa que es esta mujer.

Como ya dije hace unos días atrás, en el día mundial de la salud mental, estoy muy feliz y agradecida de poder estar recuperada al 100% y de poder seguir disfrutando de este deporte en todos sus ámbitos.

Este año, tengo varios proyectos entre manos, y me hace ilusión compartir con vosotros el primero.

Cómo muchos sabéis nací en Terrassa, una ciudad en la que a día de hoy a penas se conoce la gimnasia rítmica. Y siendo yo de allí, no podía dejar que esto siguiera pasando.
Así que conjuntamente con mi madre y mi equipo de entrenadoras, hemos abierto un proyecto muy bonito.

Empezando por los más pequeños, que es inculcar la rítmica y todos sus valores en todos los colegios de nuestra localidad. Para poder dar conocimiento desde la base, con una proyección sólida de cara al futuro.

Seguiré recorriendo el mundo con este deporte.

Y por último, también me hace especial ilusión compartir, que en los próximos meses voy a estar en México y Japón para mis próximas masterclass por primera vez!!! GRACIAS por seguir acompañándome.

«El que madruga, Dios hace que vean este pedazo de vídeo que hice con @nataliagtimofeeva ayer por la noche en Sitges. Le dije, Nat, tengo…»

0
1.93K
RSS
Нет комментариев. Ваш будет первым!