Mundial de Natación Kazán 2015

Mundial de Natación Kazán 2015

Fin a un Mundial en un bucle

El equipo español, durante su actuación

Con otro quinto puesto, en el combo, España cierra la sincronizada sin más medallas que las dos de Ona Carbonell, un pobre balance a un año de los JJOO

Y hasta aquí el Mundial de natación sincronizada. Una semana en un bucle, roto únicamente por Ona Carbonell y sus dos medallas. En el resto de rutinas, la selección española ha acumulado la repetición por parte de los jueces de que ocupa la quinta plaza clasificatoria. La última vez que ha escuchado ese veredicto ha sido en el combo, donde han sumado 92.3667 puntos. El resto de la clasificación es la que ya se conoce al dedillo: Rusia, China, Japón y Ucrania.

Quedan incógnitas a un año y tres días del inicio de los Juegos Olímpicos, pero también certezas. Cuenta España con un icono reconocible, con una estrella mundial como es Ona Carbonell. Inédita en las pruebas de equipo, la intención es que se incorpore en el grupo para potenciarlo en Río y aporte el magnetismo que tiene con los jueces. Hay que reconocer que el grupo se ha rejuvenecido tras la marcha progresiva de nadadoras titulares desde 2013 a la actualidad: todo comenzó con Andrea Fuentes, y luego la siguieron Laia Pons, Irene Montrucchio (ambas tras el Mundial de Barcelona), Marga Crespí (al poco de comenzar la pasada campaña) y Thaïs Henríquez. Con ellas también se fue una de las mentes brillantes del cuerpo técnico, Mayuko Fujiki, actual seleccionadora de la poderosa China, tras un cambio de cuerpo técnico traumático con la destitución de Anna Tarrés al poco de regresar de Londres en 2012. La transición de las nadadoras ha pillado justo en pleno apogeo de otras selecciones.

Resultado: una media de 22 años, juventud y poca experiencia, pero también calidad. Si bien el talento de España ha crecido desde que hace 15 años se comenzaron a conseguir éxitos desde la nada más absoluta, y en la actualidad hay 800 licencias, el número no alcanza respecto a otras potencias. Allí donde estaba España, allí donde quiere volver. De las siete medallas en Barcelona, sólo dos se han retenido en Kazán. En el dúo libre se quedó a un punto y medio del podio; en el técnico, con el tercer cambio de pareja en tres años, a dos puntos. En el equipo técnico, a un punto y medio, y en el libre, a un punto y seis décimas.

Hay confianza en el cuerpo técnico, que dice tener tiempo de aquí a Río. Habrá que mejorar la ejecución de estas coreografías tan físicas, con figuras tan innovadoras, pero que necesitan de mayor recorrido. La idea antes del Mundial era mantenerlas de cara a Río y no cambiarlas. En toco caso, habrá que asentar el dúo con Ona Carbonell, acompañada esta vez por Clara Camacho tras atender a las recomendaciones de los jueces, quienes hace tres meses advirtieron de que ella casaba mejor con la estrella que Paula Klamburg. También habrá que ampliar el rendimiento de un grupo que, con paciencia, puede obtener resultados asentados en la veteranía y liderazgo de Clara Basiana y Alba Cabello así como en la juventud del resto. Para ello, habrá que luchar contra el inmovilismo de los jueces en la clasificación actual, que se cita de corrillo.

De momento, son quintas en el escalafón mundial. Los primeros podios en este torneo comenzaron en 2003, la confirmación fue en 2005. Diez años después, España vuelve a la casilla de partida. Con Rusia y sus bailarinas industriales en la cima desde hace 17 años, con China aferrada a su renovación asombrosa (el número de nadadoras de sincronizada allí es abismal respecto al resto, y la media actual de edad es de 21 años), y con Japón emanando lágrimas y saltos de felicidad en el podio por haber regresado tras desplazar a las españolas en todas las rutinas de equipo. Es la imagen más tierna, pero también la más dolorosa. Tiempo no hay mucho de aquí a los Juegos Olímpicos. Habrá que ver si hay paciencia.

España se ha precipitado al abismo

El equipo español en plena actuación durante el Mundial de Kazán

Pues ya está. A falta del combo, el grueso del campeonato del mundo de Kazán 2015 ha terminado. Y, aunque el paso de los días me dará una perspectiva un poco más sosegada, ahora mismo tengo la sensación de que la selección española se está precipitando al abismo. Me explico: desde que me profesionalicé en este deporte (1993) hasta que logramos la primera medalla en un Mundial (2003) pasaron 10 años. ¡10 años! Se dice pronto. Y después, nos mantuvimos en la excelencia durante prácticamente otros 10, hasta 2013, aunque yo me tuve que marchar -me echaron de forma injusta e injustificada, como ha acreditado el Tribunal Supremo declarando el despido nulo- en 2012.

Ahora, veo la actuación del equipo español y, como digo, me invade una cierta sensación de vértigo. Vértigo porque… ¿será capaz España de salir del pozo en el que se ha metido? Por poner un ejemplo, a Japón le ha costado ocho años regresar al podio. Y España, en tres años, ha bajado tres puestos (China no presentó equipo en 2013). Y produce vértigo -perdón por la repetición, pero es así- pensar cuánto tiempo tardaremos en recuperarnos, en volver a ser una referencia. Me sorprende que el presidente, Fernando Carpena, no haya salido a defender su proyecto. No olvidemos que, en su momento, la destitución se hizo por razones estrictamente profesionales y de política deportiva. Es más, se llegó a decir que el objetivo era intentar el asalto a la medalla de oro. Quizá no había hecho bien las cuentas, menospreció a los rivales y al trabajo que se estaba haciendo. Los hechos, al fin y al cabo, lo demuestran.

¿Cuáles son las causas de este bajón que nos deja con cinco quintos puestos? Se ha perdido el nivel de perfección, la búsqueda constante de la excelencia y la innovación, que se traducían en coreografías que rompían estereotipos en un deporte, a veces, demasiado encorsetado. El equipo técnico se justifica en un cambio generacional. Sinceramente creo que, en términos generales, en España ahora hay más talento que el que tuvimos cuando yo empecé. O al menos, igual. Cuando nosotras hicimos la regeneración del equipo en 2010 aplicamos toda la experiencia que habíamos acumulado en los años anteriores, y el resultado del Mundial de 2011 así lo avala. En esta ocasión, creo que no se ha apuntado bien a la hora de elegir quién debía ser el relevo de Andrea Fuentes en el dúo, como ya explicaba en el anterior artículo. Si convenimos que en la natación sincronizada hay un 20% de talento y un 80% de trabajo, en España no hemos sabido detectar y/o crear quién debe ser ese talento que acompañe a nuestra gran figura, que es Ona Carbonell. En cualquier caso, en mi mente no estaba ninguna de las nadadoras que han seleccionado.

Visto el panorama internacional, deberíamos haber venido a este Mundial a participar con todas nuestras bazas y con el objetivo de medirnos a los rivales más próximos. Se ha perdido un tiempo precioso para que la líder, Ona, se pusiese a disposición del equipo para mejorarlo. Quedan 12 meses para los Juegos de Rio, y mucho tendrán que cambiar las cosas para que España mantenga el podio que con tanto trabajo conseguimos en Pekín y en Londres.

Me gustaría terminar esta serie de artículos con unas reflexiones más allá de España. Dejando fuera de categoría a Rusia, como siempre, veo que China sigue manteniendo la segunda plaza de manera inequívoca, y que esa tercera plaza que estaba en juego se ha repartido entre Ucrania -que ganó en el dúo libre-, y Japón, que se impuso en el resto de las pruebas (a falta del combo). Tampoco debemos obviar que Italia se ha posicionado muy cerca de España. De hecho, España tiene más cerca el sexto puesto que el podio, así que felicitar a Italia por el trabajo que le ha permitido desbancar a Canadá en el equipo libre y convertirse en otro rival para las nuestras en Rio. En cuanto a la actuación del equipo francés, que es lo que me ocupa, felicitar el trabajo de las chicas, aunque México nos ha pasado por tres décimas con una coreografía de un nivel artístico muy alto. Hay que seguir trabajando para mejorar en las próximas citas.

Fin a un Mundial en un bucle

España se ha precipitado al abismo

0
17:10
51
RSS
No comments yet. Be the first to add a comment!