OnlyFans y Marina Yers

Tipo de articulo:
Revisión
OnlyFans y Marina Yers

El negocio de la fotografías subidas de tono entra en el mundo de las celebrities

Famosos que tienen cuenta en OnlyFans para compartir imágenes y vídeos sexuales

Hace unos años nadie se imaginaba que subir contenido a internet podía ser un negocio y las personas podrían vivir de ello. Los influencers rompieron estas barreras y son actualmente los principales creadores de contenido y publicidad de las redes sociales. La moda de trabajar a través de Instagram ha dado un salto más allá y ahora, con la llegada de la app OnlyFans son muchos los que se ganan el sueldo publicando fotografías y vídeos subidos de tono.

Esta nueva red social se caracteriza no solo por tener una mayor libertad en cuanto a las restricciones de lo que podemos ver en las imágenes sino que también funciona de manera distinta a Instagram. En Only Fans debes pagar una suscripción para ver el contenido del perfil que desees ver y ya son varios los famosos que han decidido crearse una cuenta en esta aplicación para ganar un poco más de dinero.

Los famosos a los que te puedes suscribir en OnlyFans

La primera en conocer que cuenta con un perfil en Only Fans es Rosario Mohedano. La cantante que actualmente se encuentra en América haciendo su gira, se ha encontrado con que han filtrado uno de sus vídeos que guarda en la aplicación. En las imágenes compartidas se puede ver como Mohedano está vestida con una minifalda encima de la cama y al moverse se le ve la ropa interior gracias a un espejo colocado a conciencia.

Rocío Carrasco también se ha animado al fenómeno de esta aplicación y en su perfil podemos ver hasta 125 publicaciones distintas. Por 25 euros puedes contar con una suscripción para todo el año a la cuenta de Carrasco y ver contenido sobre «camerinos, ensayos, actuaciones, grabaciones y mucho amor», como ella misma indica en su biografía.

Otro de los famosos que no esconde sus negocios en la aplicación es Jacobo Ostos. El hijo de Jaime Ostos no ha seguido los mismos pasos que su padre en el ruedo. Él en cambio ha preferido dedicarse a la música y a OnlyFans. Ostos nunca se ha escondido del tipo de contenido que sube a la plataforma e incluso a presumir de los negocios que le ofrecen a raíz de sus fotografías: «Me ofrecieron irme al yate de una señora mayor y me pagaban 72000 euros. También me querían en París por 250.000 el fin de semana», explicaba Ostos en varias ocasiones.

Marina Yers

La influencer confiesa que está sufriendo un grave ataque contra su intimidad y su economía

Marina Yers es uno de los personajes más pintorescos de las redes sociales. Muchos la aman y otros la odian, pero a pesar de las continuas cada vez es más famosa. Aunque ha estado envuelta en numerosas polémicas sigue ganando seguidores cada día en todas las plataformas en las que sube contenido.

Y es que, aunque su principal red es Instagram, la ucraniana tiene perfiles en numerosas páginas. De hecho hasta se ha lanzado al mundo de la música y sube sus temas a YouTube y Spotify. Y lo que entusiasma más a sus fans y mosquea más a sus detractores, tiene un servicio de suscripción en OnlyFans en el que ofrece, presuntamente, contenido erótico. Cuesta nada menos que 16 dólares al mes, con descuentos si se contratan varios meses de golpe.

A través de Tiktok, otra red en la que es muy popular, la creadora de contenido ha confesado un grave problema. Y es que ha descubierto que uno de sus suscriptores ha robado imágenes suyas para revenderlas a otras personas. Esta práctica no deja de ser una venta pirata de contenido de pago.

Marina Yers no ha dudado en denunciarlo, en los dos sentidos de la palabra. Primero ante la policía y después públicamente. Incluso ha enseñado las fotos del escrito de la denuncia. «Hoy toca vlog especial porque mi amigo y yo nos vamos a poner una denuncia», decía para arrancar el vídeo de Tiktok.

«En mi página azul -OnlyFans- hay un guarro que se dedica a comprar mi contenido, se lo pasa a sus amigos y les cobra el mismo precio de lo que vale mi contenido. Solo que, claro, ellos no están suscritos a mi página, por lo tanto no saben cuánto vale el contenido, se creen que vale más y va el tío y se lo vende por el mismo precio», revela.

Una vez se enteró, Marina Yers no dudó en acudir a la comisaría: «No solo lo está haciendo con amigos, lo está haciendo con todo Cristo. Lleva ya más de 6.000 euros ganados y digo: ¿Ah, sí? Uf, la denuncia que te va a caer, mi niño».

Y la agente con la que gestionó el asunto se puso completamente de su lado: «Encima nos atendió una policía mujer que cuando se enteró. No se puede sacar dinero de la explotación del cuerpo de una mujer. La decisión de explotar o no mi cuerpo la tengo yo». Salió «tan contenta» que decidió hacerse una sesión de fotos con el papel de la denuncia, «a lo Pilar Rubio».

La polémica influencer Marina Yers la lía en un supermercado de Toledo

Cada vez se hace más complicado comprender el éxito de ciertos creadores de contenido en las redes sociales… pero ahí están. Y gustan (aunque no a todos, ni siempre). Es el caso de la polémica influencer Marina Yers, que cuenta con más de 1.400.000 seguidores en Instagram, casi dos millones de suscriptores en su canal de YouTube y la friolera de 4.500.000 fieles en TikTok. Su última hazaña, por llamarlo de alguna manera, ha tenido lugar en Toledo.

La joven se ha vestido de novia, con corona incluida, para acceder a un supermercado ubicado en la céntrica calle Trinidad de la capital de Castilla-La Mancha y preguntar al incrédulo cajero que en ese momento cobraba a otra clienta si tenían «pollo del día».

Claro, el pobre empleado trató de ganar unos segundos y de ubicarse ante tal esperpento repreguntando: "¿Pollo del día?". Pero la influencer, de forma errática, insistió: «Sí, pollo. Pollo de tern… Pollo de… a la plancha».

«Ahí en la carnicería tienes pollos para hacer», finiquitó el cajero no sin antes recordar a la joven que tenía que ponerse la mascarilla, por lo que se deduce que el sketch fue grabado antes de que el Gobierno de España decretase el fin de la obligatoriedad del uso de los cubrebocas en los espacios interiores.

Finalmente, puesto que la alarma del establecimiento toledano había comenzado a sonar desde su entrada al supermercado, Marina Yers aclaró en voz alta: «No he robado nada, eh. Yo solo vengo a por pollo».

Por extraño que parezca, la escena de la joven ucraniana, que se define como artista, ha conseguido casi 200.000 likes en TikTok y más de 27.000 en Instagram en solo tres días.

Marina Yers tuvo que pedir disculpas el pasado verano por publicar un vídeo en el que admitía que se provocaba el vómito para sentirse mejor, compartió contenido rodeada de personas durante lo peor de la pandemia sin hacer uso de la mascarilla y justo antes del comienzo de la invasión de Rusia en Ucrania tuvo que borrar un vídeo de TikTok en el que decía entre risas:«Tengo nacionalidad ucraniana y 22 años. Por lo tanto, obligatoriamente si ocurre esta guerra me van a llamar para ir. Yo me hago unos vídeos de YouTube ahí que flipas, papapapapá, matando a los rusos». Una eminencia… en su mundo virtual.

Marina Yers в Instagram: «Crush: Hola Automáticamente yo: Vestido: @ziana_royal_arab»

0
65
RSS
No comments yet. Be the first to add a comment!