La caza de los amigos de Putin en España

Mansiones en la costa española, el siguiente objetivo tras evitar la huida de los yates

Hasta hace poco, sus fortunas colosales eran bienvenidas en Europa, con las preguntas justas. La invasión de Ucrania lo ha cambiado todo. La guerra ha obligado a poner bajo la lupa a miles de propiedades, bienes y activos que la oligarquía rusa –el enjambre de empresarios enriquecidos gracias a sus vínculos recíprocos con el Kremlin– tienen diseminados por el continente.

El día después de la invasión, Ursula von der Leyen prometió sanciones “masivas”. Lo han sido. La UE ya va por el cuarto paquete que obliga a los Estados miembro a congelar los activos de un total de 877 individuos y 62 entidades. La lista no está cerrada.

Los tentáculos de la plutocracia rusa llegan también a España. Esta semana se han sucedido las inmovilizaciones de tres yates de oligarcas sancionados (en Barcelona, Mallorca y Tarragona), y hay más en el disparadero.

Las autoridades españolas han comenzado por las embarcaciones, porque podían escapar, pero también están en el punto de mira propiedades inmobiliarias, coches y hasta acciones en empresas o fondos de inversión. Las sanciones no solo son un dolor de cabeza para los rusos señalados, sino también para una multitud de empresas que ven amenazada una lucrativa clientela.

Serguéi Chémezov

El presidente de Rostec, el gran conglomerado público ruso de defensa (fabrica desde tanques y kalashnikovs a turbinas), es amigo íntimo de Vladímir Putin y está totalmente alineado con su política. Ha defendido públicamente la invasión y pronosticado que Rusia saldrá vencedora.

Desde el martes, Chémezov tiene retenido en Barcelona su superyate, elValerie , que estaba siendo acondicionado en los prestigiosos astilleros, especializados en embarcaciones de lujo, que la empresa MB92 tiene en la Barceloneta.

Dos días antes, el barco trató de abandonar el puerto, pero las autoridades le denegaron el permiso. Además delValerie , en MB92 sigue a día de hoy otro yate ruso: elAurora , del constructor Andréi Molchanov, por ahora fuera de la lista de sanciones.

ElValerie , de 85 metros de eslora, está a la venta por 89 millones. El anuncio detalla que tiene capacidad para 17 invitados y 27 tripulantes. Lleva bandera de San Vicente y las Granadinas y formalmente no es propiedad de Chémezov sino de una empresa en las islas Vírgenes a nombre de su hijastra, Anastasía Ignátova, de 35 años, según reveló el año pasado el consorcio de periodistas que investigó lospapeles de Pandora .

Uno de los oligarcas con yate en España ya fue sancionado por interferir en las elecciones de EE.UU.

La misma estructura societaria, según esta investigación, se encuentra detrás de una espectacular mansión en S’Agaró, en la Costa Brava, valorada en 15 millones.

Para poder congelar efectivamente cualquiera de estos dos activos, los investigadores deberán desenredar antes la maraña societaria y demostrar que Chémezov es su último titular.

A menudo ni siquiera los agentes inmobiliarios saben realmente a quién están vendiendo. “Raramente tenemos trato con el cliente final, todo suele ser a través una persona de confianza que es incluso quien negocia el precio. No solo los rusos, también lo hacen ingleses, holandeses o americanos, es habitual en este nivel de casas”, señala el dueño de una inmobiliaria de la Costa Brava.

Mijaíl Fridman

Este oligarca, que se encuentra en la lista de sancionados, hizo hace tiempo su propio desembarco en España, aunque no sin ciertas dificultades legales. Actualmente se encuentra investigado en la Audiencia Nacional por presuntamente forzar un estrangulamiento empresarial a una compañía tecnológica española, Zed, para quedarse con ella. Además, la compra de la cadena de supermercados DIA –de la que se acaba de desprender formalmente para evitar el bloqueo de sus activos– también fue objeto de una investigación por una supuesta manipulación del precio para devaluar las acciones de la compañía, aunque hace unos meses fue archivada.

El problema añadido de Fridman llega ahora desde el despacho de abogados que le llevaba sus asuntos, Baker McKenzie. El bufete comunicó que estaba revisando y reajustando su actividad y el trabajo que desarrolla para sus clientes en Rusia a fin de cumplir con todas las sanciones.La Vanguardia ha accedido al documento por el que su hasta ahora letrado deja de asumir su defensa en el caso Zed. “Estamos completamente seguros, que nuestro excliente estará perfectamente defendido y representado”, recoge el mail de su ya exletrado aportado a la causa, en el que espera que “pronto pueda verse liberado de su condición de investigado en este procedimiento”.

Vaguit Alekpérov

En Barcelona tenía su yate Vaguit Alekpérov, presidente de Lukoil, la segunda petrolera rusa. ElGalactica Super Nova no estaba en los astilleros de MB92 sino amarrado en Marina Port Vell, el adyacente puerto para superyates. El 27 de febrero, solo tres días después de la invasión de Ucrania, zarpó rumbo a Montenegro.

Por si acaso. Porque de momento ni la UE ni el Reino Unido han sancionado a Alekpérov, a diferencia de Igor Sechin, presidente de la petrolera estatal Rosneft. A la UE, que importa un 30% de su crudo de Rusia, no le interesa debilitar a Lukoil, que ve como “importante contrapeso” a Rosneft, señala enForbes el economista sueco Anders Åslund, experto en oligarquía rusa. Sancionar a Alekpérov allanaría el camino a Sechin para absorber Lukoil y le daría un control total del mercado.

Chémezov, íntimo de Putin, tiene un yate y mansión en la Costa Brava ocultos tras una maraña empresarial

No todos los intereses de Alekpérov en Catalunya pueden echarse al mar para ponerse a salvo. También en el puerto de Barcelona, pero en el sector industrial, Lukoil tiene una terminal petrolera con la catalana Meroil. En la hemeroteca están guardadas las imágenes del entonces presidente catalán, Artur Mas, estrechando la mano al oligarca cuando se inauguraron sus instalaciones en 2012. Miquel Paya, director de Meroil, asegura a este diario que, pese al “revuelo mediático”, incluso si la UE decidiese sancionar a Lukoil no se verían afectados, pues socio no es Lukoil sino la empresa suiza Litasco, su brazo comercial en Europa.

Alekpérov no es solo cliente habitual de la marina para superyates de Barcelona, es también uno de sus propietarios. Es accionista minoritario de Marina Port Vell, a través de su participación en otro fondo luxemburgués, MIS Nominees. El fondo adquirió la marina en el 2017 junto al catarí QInvest.

El jefe de Lukoil también tiene negocios inmobiliarios en Barcelona. Es uno de los accionistas detrás de Francesc Macià 10, el bloque de pisos de lujo en la antigua sede de Winterthur, que ha vendido cinco de las 8 viviendas. Todos los compradores, según fuentes conocedoras, son españoles.

El oligarca ruso es accionista minoritario (tiene entre el 20-25%, a través de un trust), del fondo de inversión SCQ Opportunity levantado por la gestora Squircle, con sede en Luxemburgo y propiedad del empresario catalán José Caireta. Además de Francesc Macià 10, el fondo está detrás de una inversión inmobiliaria en Sofia, el Bulgaria Mall, lo que suscitó inquietud entre los medios búlgaros al salir a la luz que Alekpérov estaba entre los accionistas.

Squircle, a través de otro fondo, es también el propietario de los astilleros de MB92. Fuentes conocedoras aseguran que, en este caso, no hay ni un solo accionista ruso. MB92, que también tiene una sede en La Ciotat (Francia), genera 170 empleos directos y unos mil indirectos en Barcelona. Repara o hace el mantenimiento de unas 185 naves al año .

El dueño de DIA está investigado en la Audiencia Nacional por la asfixia empresarial de una compañía

“Nunca sabes quién es el propietario, pero puedes deducir de dónde son por la decoración. La gran mayoría son árabes y rusos, pero también hay muchos estadounidenses”, dice el dueño de una empresa que suele trabajar subcontratada en MB92. Puede haber hasta 200 operarios de varias empresas especializadas trabajando al mismo tiempo en un yate, explica, desde pintores del casco hasta tapiceros o electricistas. Se trabaja bajo altas medidas de seguridad, a veces armada. “Hablamos de barcos donde todo cuesta una fortuna, puede haber colgado un Gauguin o un Renoir, o una moqueta de seda muy delicada que no puede dañarse”, cuenta.

Las sanciones, lamenta el empresario, ya le han quitado un gran proyecto que tenía contratado para la primavera, cuando los barcos se ponen a punto para verano. Se trata de un superyate ruso que se quedará en el Caribe y ha anulado su reserva en los astilleros. “Somos muchas empresas y muchos trabajadores los afectados”, dice.

Román Abramóvich

Después del superyate de Alekpérov, el segundo en irse de Barcelona fue elMy Solaris , uno de los seis que posee el sancionado Román Abramóvich. Partió el 8 de marzo, hacia Montenegro. Iba a todo motor, a una velocidad de 15 nudos, según se pudo ver en la web Marine Traffic, que monitorea el tráfico marítimo.

Este ruso multimillonario, conocido por ser propietario del Chelsea FC, también cuenta con otro yate,Eclipse , que navegaba cerca de aguas melillenses cuando se supo que España había iniciado las inmovilizaciones. Horas después de iniciarse los bloqueos, el barco cambió el rumbo para alejarse de aguas españolas.También se ha detectado movimiento en aguas andaluzas a principios de mes deLuna , la embarcación también propiedad de Abramovich, que repostó en la estación Oil Distribution Terminal (ODT) e hizo parada en el puerto de Málaga.

Alisher Usmánov

De origen uzbeco, es uno de los oligarcas más ricos de Rusia (con una fortuna estimada de 17.600 millones de dólares) y se le considera uno de los favoritos de Putin.

Máximo accionista del conglomerado Metalloinvest, sí aparece en la lista de sanciones. Usmánov suele pasear por las costas europeas su superyateDilbar –valorado en 540 millones de euros–, que está hoy retenido en un astillero de Hamburgo.

ElDilbar es un habitual en Barcelona, donde estuvo hace solo unos meses, por una estancia de quince días, explican desde Marina Port Vell. El magnate tiene en la marina barcelonesa un amarre de 180 metros, lo que llevó a especular con su posible incautación. Sin embargo, fuentes de la empresa aseguran que no se le podría embargar porque técnicamente la propiedad es de la marina, y Usmánov solo tiene una cesión de uso preferente.

Igor Sechin

Los responsables de buscar propiedades y bienes en España de los oligarcas también están tras la pista del director ejecutivo del gigante petrolero estatal Rosneft. Sechin es persona de máxima confianza de Putin que llegó a ser vicejefe de la administración presidencial. Por ahora su yate, elCrescent está retenido en Tarragona. El nombre de Sechin lleva años en el radar de los investigadores al tener sospechas de que podría ser el enlace entre el Kremlin y las mafias.

Arkadi y Boris Rotenberg

Los investigadores españoles van tras una mansión en Alicante vinculada a uno de los hermanos Rotenberg. Por ahora solo uno de ellos, Arkadi, aparece en la lista de sancionados. Ambos son amigos de juventud de Putin y practicaban judo con él. Según la información europea, es dueño de una editorial y de dos empresas, Mostotrest y Stroygazmontazh-Most, contratistas de referencia del Kremlin. SegúnForbes , maneja una fortuna de unos 2.900 millones de dólares.

Alexander Mijeev

Es el director general de Rosoboronexport, un holding dedicado a la venta de armas y material militar. Este oligarca, al que algunos vinculan muy directamente con Putin, aparece en lospapeles de Panamá por su participación en la empresa Pennat Impex Limited, de las Islas Vírgenes Británicas.

Se le ha inmovilizado el yateLady Anastasia, que estaba en Port Adriano (Calvià), un puerto deportivo de lujo situado a unos 30 kilómetros de Palma. Según elMoscow Times , el yate está a nombre de la empresa Kaalbye Shipping, que tiene base en Odesa (Ucrania) pero está registrada en las Islas Vírgenes Británicas. La empresa se dedica al transporte de mercancías, incluido material militar, y en el 2014 se la relacionó con el envío ilegal de armas a Siria, algo que la empresa negó.

Víktor Vekselberg

El otro yate que está en el punto de mira es elTango , amarrado en el puerto de Palma, aunque aún no se ha actuado. Es propiedad de Víktor Vekselberg, presidente de Renova Group, holding de aluminio, energía y telecomunicaciones. Con una fortuna de unos 9.300 millones de dólares, segúnForbes , es uno de los hombres más ricos de Rusia. En el 2017 se le vinculó con pagos a una empresa de Michael Cohen, abogado de Donald Trump que pagó a la estrella porno Stormy Daniels para que callase. La empresa de Vekselberg fue una de las sancionadas por EE.UU. en el 2018 por haber interferido en las elecciones que ganó Trump.

0
09:45
47
RSS
Нет комментариев. Ваш будет первым!